Nombres con historia

Esta tarde vamos al Windows Bernabéu. Tengo entradas para el Qatar Nou. Mi estadio es el Azerbaijan Calderón. ¿Se imaginan?

Emirates StadiumEstos son algunos de los ejemplos de los nombres que podrían llevar nuestros estadios en los próximos años, pero, ¿realmente es bueno aceptar estos patrocinios y alterar algo que ya es parte de nuestra historia?

Cuando la compañía de aerolíneas Fly Emirates firmó su contrato de patrocinio con el Real Madrid, ya sonaron los primero rumores de un supuesto interés de la empresa por hacerse con el nombre del propio estadio, como ya hizo con el estadio del Arsenal, en Londres, el Emirates Stadium, en el año 2006.

La cosa no fue a más, pero esta semana pasada ha vuelto a saltar la noticia. Esta vez es la poderosa compañía de microprocesadores Microsoft, la que pretende ponerle apellido al estadio.

A Windows y a Fly Emirates, se une en la puja Audi, aunque con menor interés, ya que también es patrocinador del F.C Barcelona, y ese patrocinio podría no ser visto con buenos ojos por ambas aficiones.

La cuestión es, ¿de verdad queremos vender a las grandes marcas lo único que es “un poquito nuestro”? Por una parte no, cambiar el nombre de cualquiera de nuestros estadios significaría cambiar algo que tradicionalmente el mundo del futbol español ha bautizado a su antojo, dedicándole un homenaje a antiguos ídolos, por elección de la afición, o por nombres característicos de cada equipo. Sin embargo, aquí viene la otra cara de la moneda: un patrocinio como este supone dinero, y actualmente la mayoría de equipos, si no todos, ansían ese pellizco.

Equipos como el Bayern de Munich (Allianz Arena), Manchester City (Ethia Stadium) o Schalke 04 (Veltis Arena) abrazaron estos patrocinios hace algunos años, y esta “moda” puede llegar a España en poco tiempo. ¿Mantener nuestra tradición o subirnos al carro publicitario?

Contra gustos los colores.

 

Jose Carlos Gamero

Sobre José Carlos Gamero

José Carlos Gamero ha escrito 10 entradas..

Marketing, turismo y deporte. Lo suficientemente loco como para creer que puedo cambiar el mundo.

Comparte!
    Marketing, turismo y deporte. Lo suficientemente loco como para creer que puedo cambiar el mundo.

    Dejar un comentario

    *

    captcha *