Neuromarketing: Los trucos del Supermercado

¿Cómo funciona nuestro cerebro para elegir un producto determinado cuando hacemos la compra en el supermercado?

NeuromarketingPues bien nuestro cerebro responde tanto a las emociones como a la disposición de productos. Una trampa “mortal” sería hacer la compra con el estómago vacío, puesto que supondría llenar el carro de forma excesiva y con productos innecesarios, además los paseos entre las estanterías se convertirían en una constante lucha de tentaciones.

Los vendedores saben que cuando compramos en el supermercado no sólo lo hacemos por la necesidad de alimentarnos, sino también para cubrir nuestros deseos y responder a  las demandas de nuestro subconsciente. El Neuromarketing no «manipula” nuestro comportamiento, sino que parte de lo que los consumidores creen de verdad, a lo que llega a sus instintos más primarios para conseguir el objetivo de la venta. Debe “perturbar” nuestro cerebro de una forma positiva, a través de asociaciones de productos, olores o juegos de volúmenes.

¿Quién no ha sentido la necesidad imperiosa de comprar pan cuando percibimos el humeante aroma que sale del horno del super? o ¿elegir un bronceador que tenemos delante gracias al aroma de coco que nos transporta a una playa paradisíaca? Olores, olores y más olores, ¡LO QUE HUELE, CONVENCE MEJOR! Nos dejamos llevar por los estímulos que nos rodean, no sólo compraremos el pan o el bronceador, sino también otros productos relacionados con ellos. En cuanto al pan: mantequilla o jamón y en cuanto al bronceador: aftersun o un bikini.

Dentro del Marketing sensorial podemos destacar, además del olfativo, el visual. Las flores tienen un lugar estratégico en el supermercado, suelen estar en la entrada para proporcionar un efecto calmante y agradable al recién llegado, y así transmitirle una sensación de entrar en un lugar saludable.

Neuromarketing sentidos

Cada movimiento visual para reconocer el producto y decidir comprarlo es de sólo 200 milisegundos. Nuestra vista es continuamente engañada por los colores que hacen los productos más atractivos. Las grandes cadenas de alimentación han estudiado qué miran los consumidores o dónde están los puntos calientes de atención. Por ello los productos que quieren ser vendidos se encuentran siempre al nivel de la vista de los compradores adultos; los productos básicos que comprarán sí o sí, están al fondo porque esas son ventas aseguradas y los encontraremos aunque tengamos que atravesar todo el supermercado…

En cuanto al sentido del oído, diremos que la música envuelve al cerebro en distintos estados de ánimo, por ejemplo, una técnica que utilizan los supermercados para que no haya colas y se agilicen las compras cuando hay gran afluencia, es poner música a alto volumen, para que el consumidor no demore su estancia, sin embargo en momentos de menor volumen, la música se ralentiza produciendo el efecto “feel-good”.

 Y cuando llegamos a casa, nos preguntamos: ¿hemos comprado verdaderamente lo que necesitábamos o simplemente lo que anhelábamos?

 

 

 

Sobre Cormac Quinn

Cormac Quinn ha escrito 5 entradas..

Estudiante de Marketing en ESERP Business School. Apasionado por el mundo del marketing y sobre todo por la publicidad, soy una persona muy perfeccionista y me encantan los retos.

Comparte!
    Estudiante de Marketing en ESERP Business School. Apasionado por el mundo del marketing y sobre todo por la publicidad, soy una persona muy perfeccionista y me encantan los retos.

    Dejar un comentario

    *

    captcha *