Muse en Barcelona y nosotros de exámenes

Espacio industrial del inicio del conciertoLos británicos Matt Bellamy, Chris Wolstenholme y Don Howard, demostraron porqué son hoy  el mejor grupo en directo. El concierto se inició con una gran bola de fuego saliendo del medio de la pista con las primeras notas de Supremacy, la primera canción que dejo claro quién acababa de llegar y con qué intenciones.

Nos encontrábamos en el Estdi Olimpic Lluis Companys, espacio disfrazado de fábrica industrial. Dejó de serlo para convertirse en una pasarela virtual donde se dejaron ver políticos  como Rajoy, Obama o Merkel como muñecos de guiñol que desfilaban mientras sonaba Panic Station.

Cambió para seguir con la revolución y  la conspiración global propia de Bellamy con un Animals  que podía haber pasado por un tema de Pink Floyd pero con destellos electrónicos, acompañado a demás de un actor disfrazado de político lanzando al aire billetes con la cara de los tres componentes del grupo.

Bellamy y Wolstenholme en United States of EurasiaSin duda, la actuación no se basaba tan sólo en el magnánimo binomio de unos magníficos efectos visuales y la potencia de la pirotecnia. Las notas de Muse en directo no quedaron eclipsadas. Estaba el espectáculo en ellos, como por ejemplo cuando Matt Bellamy y Chris Wolstenholme en United Statets of Eurasia se encontraban en la pasarela que funcionaba como segundo escenario.

Llegamos al punto álgido de la noche con los tres cartuchos que por nombre llevaban Follow me, Liquid State  cantada por Wolstenholme y Madness. Al acabar y antes de empezar con el conocido Time is runing out uno de los temas para hacer sentir al público que Muse, a pesar de las últimas críticas de haberse pasado a lo comercial, sigue siendo el grupo por el que comenzamos a escucharlos; nos regalaron unos puntilleos de House of the rising sun canción dada a conocer por el grupo The Animals.

Bombilla giganteLa balada Black out fue acompañada por una gran bombilla  que se desplazaba por la pista a unos 3 metros de altura en la que dentro se encontraba una acróbata que iba lanzando confeti blanco sobre el público.

Momento de Unsustainable, la más extravagante canción del álbum, que pasa por una presentadora de telediario, una electrónica muy Zombie Kids, coros y violines que podrían pasar por los de balada de grupo heavy metal y el hilo musical que sonaría por los pasillos del Ministerio del Amor en el libro de Orwell, 1984.

El tema de despedida fue Starlight, una gran despedida y sin posibilidad de pedir más, ya que los 36.000 asistentes quedamos extasiados.

Muse, the 2nd law.             Carles soler

Sobre Noelia Pérez

Noelia Pérez ha escrito 8 entradas..

Devoradora de ritmos varios , comprometida con la música alternativa.. Siento un gran respeto por la actualidad y admiración por el mundo de la estrategia publicitaria. Estudiante de Publicidad, Marketing y RRPP en ESERP.

Comparte!
    Devoradora de ritmos varios , comprometida con la música alternativa.. Siento un gran respeto por la actualidad y admiración por el mundo de la estrategia publicitaria. Estudiante de Publicidad, Marketing y RRPP en ESERP.

    Dejar un comentario

    *

    captcha *