Mark Knopfler: mito y música en Barcelona

El pasado jueves visitó Barcelona uno de los músicos más destacados de la historia del rock. Sí. Estamos hablando del británico Mark Knopfler, el que fue líder de la mítica banda Dire Straits (ese grupo que tocaba Sultans Of Swing, Brothers In Arms, Walk Of Life, Lady Writer…). Un hombre capaz de decir cualquier cosa a través de su guitarra, de hacerla hablar. El artista comenzaba su gira española, donde visitaría también Madrid, Málaga, Gijón, San Sebastián y Calella de Palafrugell (Girona).

Una ciudad que está viviendo los Mundiales de Natación de Barcelona 2013 solo falta ponerle banda sonora. Y eligieron uno de los grandes. En la montaña mágica de Montjuïc se vivía una mezcla entre competiciones de saltos, de natación sincronizada, de waterpolo, de equipos nacionales, organizadores, voluntarios y aficionados a la natación. A ellos se unieron los seguidores a la buena música. En medio de tanto deporte, el recinto del Poble Espanyol abrió sus puertas para que Mark Knopfler deleitara a todos sus fans.

La plaza del recinto se iba llenando poco a poco mientras la luz del día dejaba paso a la nostálgica noche barcelonesa. Un público de lo más heterogéneo iba buscando su sitio para no perderse ningún detalle de la actuación. Jóvenes, adultos y séniors convivían en un ambiente de lo más festivo. El público asistente comentaba la trayectoria del artista, sus mejores temas y lo que esperaban del concierto.

Mark Knopfler

Mark Knopfler

Pasados unos minutos de las 22:00 horas, aparecieron sobre el escenario siete músicos y él, Mark Knopfler. Vestido con pantalón vaquero, camisa azul marina de manga larga y su legendaria Fender Stratocaster roja entonaba las primeras notas del tema What It Is (canción que también abre su segundo disco en solitario, Sailing To Philadelphia del año 2000). Continuó con un par de temas de su nuevo trabajo, Corned Beef City y Privateering. Esta última canción es la que da nombre al último disco (2012). Hill Farmer’s Blues (The Ragpicker’s Blues, 2002) siguió en el repertorio.

Llegado a este punto es necesario y obligado comenzar un nuevo párrafo. Y no, no lo hago por motivos gramaticales. La razón es que Knopfler cambió su guitarra (como hizo tantas otras veces en el concierto) para colgarse una guitarra con resonador y hacer sonar las primeras notas de Romeo & Juliet de su antigua banda Dire Straits. Así pues, los primeros acordes metálicos de la canción hicieron las delicias del público, recordando el gran disco Making Movies de 1980 (que cuenta con sencillos como Tunnel Of Love, Expresso Love, Solid Rock… y disco que cada hogar debería tener). Si William Shakespeare hubiese escuchado la canción ya tendría banda sonora para su tragedia y, quien sabe, ¡si lo hubiese reescrito!

Mark Knopfler_2

Mark Knopfler

Siguió la sucesión de canciones de la trayectoria en solitario de Knopfler. Durante el cambio entre Song For Sonny Liston y Postcards From Paraguay (Shangri-La, 2003) presentó a los músicos que le acompañaban, entre ellos Guy Fletcher, último teclista de Dire Straits. (Una vez más recomiendo escuchar los temas mencionados, como los que aparecen hasta el final de la presente crónica.) Antes de dar paso a un par de canciones de Dire Straits, interpretó Speedway At Nazareth (Sailing To Philadelphia, 2000), donde los instrumentos, las luces, el público, los músicos y el ambiente barcelonés se fusionaron en uno. Una vez más.

Nuevamente abro párrafo para hablar de Telegraph Road (Love Over Gold, 1982) y So Far Away (Brothers In Arms, 1985), de los Dire Straits. Podría escribirlo en mayúsculas y destacar la tipografía. Aun así, me quedaría corto. ¡Qué dos canciones y qué interpretación! Fabuloso, majestuoso, magistral, espectacular… no sé qué adjetivo calificaría mejor lo que vivimos los asistentes. Y sería poco. El concierto terminaría con el tema principal de la banda sonora de la película Local Hero de Bill Forsyth, de 1983, Going Home.

Mark Knopfler

Mark Knopfler

Estoy pensando como concluir esta crónica… Con un poco de ‘morro’ voy a hacer un copia y pega de mi primer post, que hablaba del festival Sonisphere e Iron Maiden. Pero seré detallista y cambiaré el protagonista. Allá voy… Así fue como Mark Knopfler triunfó una vez más en Barcelona. O dicho de otra manera, ¿cómo calificar la actuación de Mark Knopfler y no quedarme corto? Fácil respuesta: ¡MARK KNOPFLER!

Cuando se escucha en la radio la música que se escucha (Adele(s), Lady(s) Gaga(s), Rihanna(s), Black Eyed Peas, etcétera, etcétera, etcétera), podemos dar las gracias de que la música siga en tan buenas manos. Entonces apagaremos la radio, cerraremos los ojos, recordaremos y escucharemos ese concierto de rock, blues, folk y música celta que vivimos. A partir de esa noche, la vida de unos 5000 barceloneses es un poquito mejor.

Sobre Gerard Ferrer

Gerard Ferrer ha escrito 6 entradas..

Estudiante de Publicidad y Comunicación en ESERP Business School. Curioso activo al que le gusta conocer cualquier cosa, porque siempre aprenderá de ella y de la experiencia. Aficionado a los deportes acuáticos y a los de larga distancia, al rock, la literatura, la gastronomía y al viajar. Me identifico con Thunder Road de Bruce Springsteen.

Comparte!
    Estudiante de Publicidad y Comunicación en ESERP Business School. Curioso activo al que le gusta conocer cualquier cosa, porque siempre aprenderá de ella y de la experiencia. Aficionado a los deportes acuáticos y a los de larga distancia, al rock, la literatura, la gastronomía y al viajar. Me identifico con Thunder Road de Bruce Springsteen.

    Dejar un comentario

    *

    captcha *