Los alumnos de ESERP disfrutan de una visita cultural a Cuenca

Los alumnos de ESERP disfrutan de una visita cultural a CuencaAlumnos de la sede de Madrid de ESERP Business School, tuvieron la oportunidad de participar en una jornada de visita cultural a la Ciudad de Cuenca acompañados de los profesores Rafael Herrero y Alejando Barceló.

Cuenca es la gran sorpresa de la Comunidad de Castilla La Mancha. Enclavada en las hoces de los ríos Huécar y Júcar, en una muralla natural, fue plaza musulmán durante siglos, hasta la toma de la ciudad por el rey Alfonso VIII, en 1177.

La mejor forma de comenzar la visita al conjunto histórico-monumental, es acercarse a la Plaza Mayor, trapezoidal, un prodigio urbanístico, donde se ubican los dos grandes edificios, símbolo del poder eclesiástico, la Catedral de Santa María y San Julián, y símbolo del poder civil, el Ayuntamiento. Además, el característico Convento de las ‘Justinianas de San Pedro’, conocido como ‘de Las Petras’, de recatada fachada rosada barroca del siglo XVIII. Una leyenda conquense, la de la bella Inés, (y el ‘Cristo del pasadizo’), tiene como telón de fondo éste singular edificio.

La Catedral

La Catedral, es tan sorprendente como característica, de estilo gótico-normando de inicio, (s. XIII), ahora presenta la fachada inacabada y personal del arquitecto Vicente Lampérez, en un ‘neogótico’ clásico, de mitad del siglo XX.

Es, testimonio de varias épocas, pues ofrece en su interior magníficas muestras renacentistas, (s. XV), de artistas tan renombrados como el francés (de Orléans), Esteban Jamete, que realizó un Arco, que es en realidad una capilla, que da entrada (o que debió dar, que no fue así en principio), al Claustro, de estilo renacentista-herreriano, (de Juan de Herrera). Del siglo XVI, son la mayoría de sus capillas, con prodigiosas rejerías y techumbres de lacería renacentista (Capilla Honda, de Los Caballeros, etc).

Los alumnos de ESERP disfrutan de una visita cultural a Cuenca 2
Del siglo XVIII, será el magnífico ‘transparente’, del gran arquitecto madrileño Ventura Rodríguez, figura de relevancia del barroco clásico, junto con Juan de Villanueva, que alberga la Urna con los restos de San Julián, bajo un lucernario que crea un juego de luz, que ilumina directamente la Urna.

Pero la catedral, se enriquece aún más, en el siglo XX-XXI, y se ‘ilumina’ con las vidrieras de los artistas y pintores de la talla de Gustavo Torner, Gerardo Rueda, Bonifacio Alonso o Henri Dechanet, entre otros, pertenecientes al Museo de Arte Abstracto de Cuenca, que dan a la catedral un toque de fantasía atemporal, tendiendo un puente entre siglos, épocas y estilos. Cruzarlo es un viaje inolvidable que despertará los sentidos: Los efectos cromáticos que, a través de las vidrieras, se crean, en el interior de la Catedral, en horas de luz, son magníficos (ver foto pág. 6).

En una de las laterales, se encuentra la Basílica de San Pedro, las iglesia más antigua de Cuenca, (s. XIII), que, según cuentan bajo su escalera de entrada se encuentra la emparedada una hereje, que quiso ‘ponerse a la altura de la Virgen’, y fue ejecutada, en tiempos de la Santa Inquisición, y dispuesta allí, (bajo la escalera de entrada), para que su tumba fuese pisoteada por los siglos.

La bajada a las angustias (y santuario)

Flanqueando el Convento, el viajero se encamina hacia la Bajada de Las Angustias, que tras recorrer los trazos del antiguo casco urbano, donde, a cada ‘empedrado’ paso que damos, vemos infinidad de casas con blasones y balcones enrejados y conventos, casi todos de los siglos XVII y XVIII.

santuario-de-nuestra-senora-de-las-angustias

Descendemos casi hasta tocar las aguas del Júcar, y encontramos el olvidado Convento de Los Descalzos, y la ‘Cruz del Diablo’, que, al detenerse, sorprende la garra de aquel, garbada en uno de los brazos de la cruz. Al final, el Santuario de La Virgen de Las Angustias de sencilla fachada barroca del siglo XVIII, encuadrado en una placeta empedrada y umbría.

El barrio (y mirador) del castillo

El siniestro edificio del Antiguo Tribunal de la Inquisición (hoy Archivo Provincial), frente a la estatua del conquense más universal, el poeta, asceta y humanista Fray Luis de León, (Belmonte, 1527 – Ávila, 1591), y las ruinas de antigua ‘Konka’, (quizás ahí pudo estar el origen del nombre de la villa), alcazaba musulmana, anexa al el ‘Arco de Bezudo’, (s. XVI) sugieren detenerse y echar la vista hasta donde podamos, para contemplar el privilegiado entorno, desde el Mirador.

Los alumnos de ESERP disfrutan de una visita cultural a Cuenca 4

El Puente de San Pablo, de hierro fundido, sobre la Hoz, y por donde se accede al Convento-Parador de San Pablo, y se pueden contemplar las ‘casas colgadas’, de origen cristiano-musulmán, del siglo XVI, son testimonio del patrimonio natural histórico y arquitectónico de Cuenca.

Sobre Eserplife

Eserplife ha escrito 65 entradas..

Comparte!

    Dejar un comentario

    *

    captcha *