La importancia de ser carismático

No todos somos capaces de sumergirnos en una situación con la que no estamos muy familiarizados y conseguir controlar la situación. Muchas veces lo intentamos ya que hoy en día para relacionarnos con desconocidos o conseguir contactos es fundamental sentirnos cómodos mientras nos comunicamos. El carisma juega un papel importante. Solemos creer que es un don de las personas pero estamos equivocados.  Es una capacidad como cualquier otra que se debe potenciar para conseguir influir en las personas y saber comportarse en ciertas situaciones. Ser influyente en el mundo abre muchas puertas y puede ayudar con situaciones difíciles.

Hay personas que sin darse cuenta son capaces de hacer que el mundo les escuche y sin ir más allá, cambian su forma de pensar sobre un tema. Normalmente suele ser una persona que tiene las ideas claras y un conocimiento sobre el tema en concreto. Los políticos podrían ser un buen ejemplo. Suelen conseguir que el mundo les escuche y tienen una gran influencia en aquellas personas que comparten sus ideales, consiguiendo hasta que cambien radicalmente de idea sobre un asunto.

Tenemos muchos ejemplos de personajes políticos y públicos que con simplemente saber hablar, influir y comportarse ante el mundo, pudieron conseguir un poder que apenas nadie ha conseguido. Adolf Hitler fue un líder que a pesar de tener unas ideas macabras pudo construir su partido de la nada, creó una idea y un símbolo por el que luchar y convenció a millones de personas  de que él tenía una razón para hacer lo que hacía. Tenía un gran poder de persuasión pese a que su físico no acompañaba a los ideales del hombre que él quería crear.

 

Como podemos apreciar, es importante estar seguros de los que decimos y tener un objetivo concreto para conseguir llegar a él.  Debemos estar seguros de nosotros mismos y confiar en lo que comunicamos. Cuando no conseguimos controlar una situación suele ocurrir porque no ordenamos nuestros pensamientos e intentamos decir muchas cosas de manera desordenada por lo que en primer lugar debemos saber qué queremos decir y cómo. Jugar con las emociones es una buena manera de hacer que la gente te escuche; hacer que se rían, se emocionen con lo que dices…

El carisma es importante trabajarlo para conseguir nuestros objetivos. Es cierto que se puede nacer siendo una persona muy sociable e influyente pero todo debe ser practicado. El carisma suele atraer por varios motivos. Por la seguridad que se transmite ya que la gente cuando escucha a alguien que habla con seguridad, se lo cree más fácil y le agrada mucho más que alguien que duda lo que dice. También puede atraer por la comunicación, es decir, saber llegar el mensaje de manera adecuada ordenando tus ideas y pensamientos. Por lo general, si transmites seguridad y te sabes comunicar, sueles generar respeto. La gente te ve como alguien seguro y fiable.

Tener carisma puede ayudarte en tus entrevistas de trabajo ya que te permitirá influir al entrevistador. También puede ayudarte en tus relaciones cotidianas, con tus amigos pero sobre todo en las relaciones sociales es decir, hablar con desconocidos y salir con éxito de ellas. Cumplir tus objetivos es lo principal y conseguir “meterse a la gente en el bolsillo” puede ser de gran ayuda si practica esta faceta comunicativa.

 


 

Sobre Cristina Rodrígues

Cristina Rodrígues ha escrito 11 entradas..

Apasionada por el mundo de la comunicación, relacionada con la actualidad y las tendencias pero sobre todo entusiasta con todo lo que hago. Estudiante de Publicidad, Marketing y RRPP en ESERP.

Comparte!
    Apasionada por el mundo de la comunicación, relacionada con la actualidad y las tendencias pero sobre todo entusiasta con todo lo que hago. Estudiante de Publicidad, Marketing y RRPP en ESERP.

    Dejar un comentario

    *

    captcha *