Hoteles de lujo, ¿cómo se calculan sus estrellas?

hotel-palace--644x362

Os pongo en situación: hotel 5 estrellas Gran Lujo, 120 habitaciones, en el centro de la ciudad, 2 piscinas, spa, gimnasio y 3 restaurantes, ¿qué os parece? La gente que pueda permitirse el alojamiento allí, tiene que ser gente de billetes, ¿no?

Pues no, ahora las cosas han cambiado, tanto como para bien, como para mal. Con el problema de la crisis la gente se ha quitado de viajar o se ha buscado otros destinos más baratos. El caso es que ante esta perspectiva, los hoteles españoles se han tenido que apretar el cinturón y agachar las orejas ante la bajada de precios de sus servicios.
En este caso quiero referirme a los hoteles de alto standing, que son los que acogen un público mucho más diferenciado. No todos, pero la gran mayoría de ellos se han visto obligados a ofrecer sus productos en terceras páginas web, con nuevos intermediarios y de nuevas formas para hacer llegar sus nuevas y suculentas ofertas a un público más amplio . Con este método de bajar los precios o aumentar el servicio, los hoteles siguen con su actividad “normal”, teniendo más altibajos de ocupación, pero aguantando el chaparrón.

Ahora bien, dándole vueltas en mi cabeza, me ha surgido una duda existencial “¿Es el hotel el que da categoría al cliente, o por el contrario, es el cliente el que le da categoría al hotel?» Cada cual tendrá su opinión, pero en mi cabeza está claro que la segunda opción es la más acertada.

Hotel de lujo

Por supuesto que el hecho de ir a un hotel 5 estrellas Gran Lujo va a denotar un cierto poder adquisitivo, pero con las tendencias de oferta actuales, en las que no es de extrañar encontrar los precios por el suelo, ese estatus o poder adquisitivo es totalmente irreal.

Sin embargo, en la otra mano tenemos la imagen que le da un cliente al hotel. Yo, por ejemplo, no soy un cliente objetivo de un hotel de esta categoría, y creedme cuando os digo que en este tipo de sitios se nota mucho cuando alguien no encaja.

¿A dónde quiero ir a parar? Muy sencillo. El valor de un hotel sobre el papel se mide en estrellas por metros cuadrados, servicios e instalaciones, pero para mí, la verdadera medida y el verdadero valor de las estrellas se basa en el tipo de clientes que aloja. Ni el hábito hace al monje, ni el hotel hace al huésped, pero cuidado, quizás el huésped si tenga algo que decir a la hora de “hacer” al hotel…

Sobre José Carlos Gamero

José Carlos Gamero ha escrito 10 entradas..

Marketing, turismo y deporte. Lo suficientemente loco como para creer que puedo cambiar el mundo.

Comparte!
    Marketing, turismo y deporte. Lo suficientemente loco como para creer que puedo cambiar el mundo.

    Dejar un comentario

    *

    captcha *